viernes, 12 de octubre de 2018

Colegio Cristóbal Colon








Nuestro colegio Cristobal Colón de Hualpén

Hoy día celebro el Dia de Las Americas o El encuentro de dos Mundo .

Cristóbal Colón nació en Génova (Italia) en 1451. Sus padres fueron Doménico Colombo y Susana Fontanarrosa. Cristóforo Colombo; Génova?, 1451 - Valladolid, 1506) Descubridor de América. El origen de este navegante, probablemente italiano, está envuelto en el misterio por obra de él mismo y de su primer biógrafo, su hijo Hernando Colón Parece ser que Cristóbal Colón empezó como artesano y comerciante modesto y que tomó contacto con el mar a través de la navegación de cabotaje con fines mercantiles.




En 1476 naufragó la flota genovesa en la que viajaba, al ser atacada por corsarios franceses cerca del cabo de San Vicente (Portugal); desde entonces Colón se estableció en Lisboa como agente comercial de la casa Centuriones, para la que realizó viajes a Madeira, Guinea, Inglaterra e incluso Islandia (1477).

Luego se dedicó a hacer mapas y a adquirir una formación autodidacta: aprendió las lenguas clásicas, que le permitieron leer los tratados geográficos antiguos (teniendo así conocimiento de la esfericidad de la Tierra, defendida por Aristóteles o Prolomeo y comúnmente aceptada entre los estudiosos del siglo XV), y empezó a tomar contacto con los grandes geógrafos de la época (como el florentino Tosconelli).



Una idea audaz y equivocada

De unos y otros llegó a Cristóbal Colón la idea de que, siendo la Tierra esférica, la costa oriental de Asia podría alcanzarse fácilmente navegando hacia el oeste. Una serie de cálculos erróneos le habían hecho subestimar el perímetro terrestre y le llevaron a suponer, en consecuencia, que Japón se hallaba a 2.400 millas marinas de Canarias, distancia que, en realidad, es la que separa las Antillas del archipiélago canario.

Por otra parte, algunos marineros portugueses versados en la navegación atlántica le informaron seguramente de la existencia de islas que permitirían hacer escala en la navegación transoceánica; e incluso es posible que, como aseguran teorías menos contrastadas, tuviera noticia de la existencia de tierras por explorar al otro lado del Océano, procedentes de marinos portugueses o nórdicos (o de los papeles de su propio suegro, colonizador de Madeira). En cualquier caso, hacia 1480 Colón estaba decidido a acometer la empresa de abrir una ruta naval hacia Asia por el oeste, basado en la acertada hipótesis de que la Tierra era redonda, y en el doble error de suponerla más pequeña de lo que es y de ignorar la existencia del continente americano, que se interponía en la ruta proyectada.






El descubrimiento de América

Colón ofreció su proyecto al rey Juan II de Portugal, quien lo sometió al examen de un comité de expertos. Aunque terminó rechazando la propuesta, el monarca portugués puso previamente como condición que no se zarpase desde las Canarias, pues, en caso de que el viaje tuviera éxito, la Corona de Castilla podría reclamar las tierras conquistadas en virtud del Tratado de Alcaçobas. Colón encontró demasiado arriesgado partir de Madeira (sólo confiaba en los cálculos que había trazado desde las Canarias) y probó suerte en España con el duque de Medina Sidonia y con Los reyes Católicos que rechazaron su propuesta por considerarla inviable y por las desmedidas pretensiones de Colón.

Finalmente, la reinaIsabel la Catolica aprobó el proyecto de Colón por mediación del tesorero del rey, Luis de Santángel, a raíz de la toma de Granada, que ponía fin a la reconquista cristiana de la Península frente al Islam (1492). La reina firmó las llamadas Capitulaciones de Santa Fe, por las que concedía a Colón una serie de privilegios como contrapartida a su arriesgada empresa. Obtenida la financiación necesaria, y contando con la inestimable ayuda de Martin Alonso Pinton, Colón armó una flotilla de tres carabelas (la Pinta, la Niña y la Santa María) con las que partió del puerto de Palos (Huelva) el 3 de agosto de 1492.




Colón navegó hasta Canarias y luego hacia el oeste, alcanzando la isla de Guanahaní (San Salvador, en las Bahamas) el 12 de octubre de 1492. Por primera vez (si se prescinde de la gesta sin consecuencias de los vikingos) un grupo de europeos pisaba tierras americanas, aunque ni Colón ni sus tripulantes eran conscientes de ello. En aquel viaje descubrió también Cuba y La Española (Santo Domingo), e incluso construyó allí un primer establecimiento español con los restos del naufragio de la Santa María (el fuerte La Navidad). Persuadido de que había alcanzado las costas asiáticas, regresó a España con las dos naves restantes en 1493.

Colón realizó tres viajes más para continuar la exploración de aquellas tierras. En el segundo (1493-1496) tocó Cuba, Jamaica y Puerto Rico y fundó la ciudad de La Isabela; pero hubo de regresar a España para hacer frente a las acusaciones surgidas del descontento por su forma de gobernar La Española. En el tercer viaje (1498-1500) descubrió Trinidad y tocó tierra firme en la desembocadura del Orinoco; pero la sublevación de los colonos de La Española forzó su destitución como gobernador y su envío como prisionero a España.

Tras ser juzgado y rehabilitado, se revisaron sus privilegios (quedando excluido el poder virreinal) y emprendió un cuarto viaje (1502) con prohibición de acercarse a La Española; recorrió la costa centroamericana de Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Panamá. Regresó a España en 1504 y pasó el resto de su vida intentando conseguir mercedes reales para sí mismo y para sus descendientes, pues el rey Fernando el Católico intentaba recortar los privilegios concedidos ante las proporciones que iba tomando el descubrimiento y la inconveniencia de dejar a un advenedizo como único señor de las Indias.







Colón había descubierto América fortuitamente como consecuencia de su intuición y de su fuerza de voluntad. Aunque fracasó en su idea original de abrir una nueva ruta comercial entre Europa y Asia, abrió algo más importante: un «Nuevo Mundo» que, en los años siguientes, sería explorado por navegantes, misioneros y soldados de España y Portugal, incorporando un vasto territorio a la civilización occidental y modificando profundamente las condiciones políticas y económicas del Viejo Continente.

De Américo Vespucio procede el sonoro nombre con que se bautizó al Nuevo Mundo; no es extraño que una etimología popular (falsa porque Colón es una castellanización de su apellido italiano) hiciese derivar del nombre del descubridor términos nada prestigiosos, como colonialismo o colonizar. El descubrimiento de América fue, en efecto, el pistoletazo de salida de la colonización europea del continente, empresa en la que se dieron cita el heroísmo y la barbarie, el propósito evangelizador y la explotación o exterminio de los indígenas, el ideal imperial y la sed de oro y poder.



Pioneros de este proceso, que ocuparía todo el siglo XVI y al que pronto se sumarían otras potencias europeas, fueron los llamados conquistadores, como Hernan Cortes (México), Francisco Pizarro y Diego de Almagro(Perú) o Pedro de Valdivia (Chile), entre otros muchos. Aunque los vikingos habían llegado a América del Norte unos quinientos años antes (expedición de Leif Ericson), no habían dejado establecimientos permanentes ni habían hecho circular la noticia del descubrimiento, quedando éste, por tanto, sin consecuencias hasta tiempos de Colón.



      

lunes, 27 de agosto de 2018

Charla de la PDI "Mi cuerpo es mi tesoro"



El día 21 del presente mes la PDI de Talcahuano asistió al colegio a dar una charla a los niños del primer ciclo sobre los cuidados que hay que tener sobre nuestro cuerpo.  la charla fue expuesta por.
Inspector  Lixinia Garrido Garrido 
Subinspector  Adolfo Alarcón Navarrete

Se hace necesario que los niños y niñas aprendan a conocer, cuidar y valorar su cuerpo como un gran tesoro que debe ser protegido contra todo tipo de maltrato físico, sexual o psicológico. El abuso sexual infantil es una realidad en nuestras comunidades, muchos niños y niñas son víctimas de este flagelo ya sea dentro de su núcleo familiar o fuera de él. 






Los niños ven personas desconocidas todos los días en las tiendas, en el parque y en sus barrios. La mayoría de ellas son personas normales y agradables, pero algunas pueden no serlo. Aprende cómo enseñar a tu hijo a identificar a aquellas personas y situaciones que pueden ser peligrosas.


¿Con qué tipo de extraños se puede confiar?

Si algún niño necesita ayuda, ¿a quién debe acudir?

En primer lugar, enséñale que debe buscar a una persona con uniforme, especialmente policías, guardias de seguridad, bomberos o empleados de alguna tienda. Si no encuentra a nadie con uniforme, puede acudir a mujeres, personas con niños o gente mayor, y siempre es recomendable que lo haga en lugares públicos. De la misma manera, muestra a tu hijo dónde están las casas de amigos y familiares y las tiendas y restaurantes del vecindario a dónde puede acudir si necesita ayuda. También es recomendable que haga uso de su sentido común y evite a personas que le hagan sentir incómodo.


            


Por otra parte, es común entre los niños desconfiar de aquellos desconocidos con un aspecto malvado o aterrador; los pequeños tienden a pensar que las personas malas se parecen a los villanos de los dibujos animados, cuando no es cierto. Como padres, hay que explicar a los niños que se deshagan de esta idea y no juzguen a las personas por su apariencia, sino por sus acciones





Es de vital importancia enseñar a los niños a reconocer aquellas situaciones potencialmente peligrosas. La mejor manera de proteger a tu hijo es que aprenda a reconocer los signos de advertencia y los comportamientos sospechosos. Indícale que debe sospechar y pedir ayuda inmediatamente cuando un desconocido:
Le ofrece ir a dar un paseo o una vuelta en coche.
Le ofrece un regalo como golosinas o juguetes.
Le pide desobedecer a sus padres o hacer algo sin permiso.
Le pide ayuda para algo (para buscar a un perro perdido, por ejemplo).
Le pide guardar un secreto.
Le intenta tocar las partes íntimas o le pide que le toque las suyas.
Le hace sentir incómodo de cualquier manera.



Si cualquiera de estas situaciones ocurre, asegúrate de que tu hijo sigue estos 4 pasos:


Decir No
Huir del lugar
Gritar lo más fuerte posible
Explicar a un adulto de confianza lo que le ha ocurrido

Prevenir los encuentros con personas extrañas

Además de asegurarte de que tu hijo aprende estos consejos, también puedes aplicar las siguientes precauciones para ayudarle a mantenerse alejado de los peligros:
Saber dónde está en todo momento. Asegúrate de que te informa y pide permiso cuando vaya a alguna parte.
Señalarle los lugares más seguros. Muéstrale los sitios para jugar y los caminos del vecindario más seguros.
Aconséjale que confíe en su instinto. Aunque no tenga explicación lógica, si tu hijo no tiene un buen presentimiento sobre una persona o situación, es mejor que se aleje.
Anímale a jugar en grupo. Siempre es recomendable y más seguro que los niños jueguen en grupo y estén acompañados de otros niños.


lunes, 20 de agosto de 2018

Bernardo O´Higgins Riquelme







El General O'Higgins nació el 20 de agosto de 1778 en Chillán Viejo. Su padre era un irlandés al servicio de la corona de España, que fue Intendente de Concepción, don Ambrosio O'Higgins y su madre doña Isabel Riquelme, una señora principal de Chillán.

Poco se sabe de sus primeros años. En 1782, fue llevado a Talca a casa de un acaudalado comerciante, Juan Albano Pereira ,donde fue bautizado y recibió los cuidados y cariño de su esposa, doña Bartolina de la Cruz.

En 1788, don Ambrosio O'Higgins fue nombrado Gobernador de Chile y queriendo darle a su hijo una buena educación, lo envió al Colegio de Naturales en Chillán y luego al aristocrático Colegio de San Carlos en Lima.

Posteriormente, en 1794 fue enviado a Cádiz, España, a casa de su tutor, don Nicolás de la Cruz. A los pocos meses fue enviado a Inglaterra a la casa de los fabricantes de relojes Spencer y Perkins. Perfeccionó sus estudios en una academia de Richmond, cerca de Londres.




Conoció a Francisco Miranda , precursor de la independencia hispana, quien lo imbuyó de las ideas libertarias y consejos que le servirían para tomar parte activa en la lucha de emancipación de nuestro país.

Regresó a Cádiz en 1799 y el 03 de abril de 1800 se embarca en la fragata "Confianza" para regresar a Chile, pero ésta es capturada por un buque inglés, debiendo regresar a su puerto de origen, después de muchas vicisitudes. En Cádiz permanece dos años más.

Al recibir la noticia de la muerte de su padre en Lima, el 18 de marzo de 1801, decide regresar a Chile, llegando a Valparaíso el 06 de septiembre de 1802.

Su padre al morir testó a su favor la Hacienda de Las Canteras de 16.689 cuadras y más de 4.000 cabezas de ganado. A esta propiedad dedicó los proximos años, sin descuidar su disposición al servicio público. En 1806 fue Alcalde de Chillán y en 1810, Subdelegado de la Isla de Laja.

Consciente de su falta de preparación militar, le pidió al Coronel Juan Mackenna que le instruyera sobre los conocimientos que carecía.

Con ellos organizó a los campesinos de su hacienda para el combate y en Chillán formó un cuerpo militar de insurgentes. Participó en reuniones con Martinez de Rozas que como representante de la Logia de Cádiz preparaba el ambiente para la Independencia.

Aún cuando no participó en los movimientos revolucionarios de José Miguel Carrera Verdugo del 04 de septiembre, 15 de noviembre y 02 de diciembre de 1811, concordó con ellos, participando en la Junta de Gobierno.

En 1813 los realistas se vengaron de su participación en los movimientos de emancipación, quemando las casas de su hacienda, talando sus campos y tomando prisioneras a su madre y hermana.

En el sitio de Chillán se presentó ante el Comandante en Jefe con 1.400 soldados instruídos por él.

El 17 de octubre de 1813, en El Roble, a orillas del río Itata, José Miguel Carrera Verdugo al mando de bisoñas tropas, tuvo que huir a nado para evitar caer prisionero. La situación era desastrosa para los patriotas.

Sin embargo, en medio de la confusión, surgió O'Higgins quien tomando un fusil de un soldado muerto y al grito de: "O vivir con honor o morir con gloria ¡El que sea valiente que me siga!", cargó con singular arrojo y valentía sobre las fuerzas realistas, convirtiendo la derrota de los primeros momentos, en una victoria para los patriotas.

Por discrepancias con la Junta de Gobierno, José Miguel Carrera renunció y propuso a Bernardo O'Higgins como Comandante en Jefe del Ejército.

Enfrentado a las tropas realistas en los combates de El Quilo, El Membrillar, Tres Montes y Guajardo, obtuvo sucesivas victorias para la causa patriota. En Quechereguas obligó a las tropas realistas a retirarse a Talca.

El 23 de julio de 1814, José Miguel Carrera derroca a Francisco de la Lastra y se constituye en el Presidente de la Junta de Gobierno. Bernardo O'Higgins se opone y marcha con sus fuerzas hacia Santiago, siendo derrotado en el combate de Tres Acequias por Luis Carrera en agosto de 1814.

Se refugia en la hacienda de Paula Jaraquemada, pero ante el desembarco del Brigadier español Mariano Osorio y su avance hacia Talca, subordina sus fuerzas a las de José Miguel Carrera.

El 01 de octubre de 1814, Mariano Osorio con sus tropas inició el cruce del río Cachapoal y O'Higgins y Juan José Carrera se refugiaron en la plaza de Rancagua.

Aún cuando O'Higgins tenía menor graduación que el Brigadier Juan José Carrera, a petición de éste asumió el mando y la defensa de la plaza, que se encontraba sitiada por las tropas españolas. José Miguel Carrera acudió con la división de reserva, pero fue rechazada por las tropas realistas.

Habiendo transcurrido 36 horas desde el inicio del combate y agotadas las municiones, O'Higgins decidió romper el cerco y seguido por Ramón Freire Serrano, ordenó montar a caballo y abrirse paso a través del enemigo ante las atónitas huestes realistas. Este hecho cerró el período de la Patria Vieja y los patriotas tuvieron que emigrar a Mendoza para preparar la reconquista.

El 16 de febrero de 1817, después del triunfo patriota en la Batalla de Chacabuco, el Cabildo abierto proclamó a Bernardo O'Higgins como Director Supremo. Es en ese cargo donde O'Higgins se revela como un gran estadista al organizar el gobierno en lo jurídico, educacional, cultural y material y al reglamentar sus funciones, imponer tributos, y adaptar las leyes de instituciones del régimen colonial, al principio republicano para establecer un sistema social sobre bases más humanas e igualitarias.



Promovió la creación de colegios, bibliotecas, hospitales, cementerios y planificó la urbanización de las ciudades. Dispuso la reapertura del Instituto Nacional, fundó la Biblioteca Nacional, ordenó componer la nueva canción nacional y el Escudo de Armas de la República, fundó la orden al mérito que reemplazaría los títulos de nobleza que fueron suprimidos. Creó además la Escuela Militar y la Academia de Guardiamarinas.

Tuvo la gran preclara visión de que cualquier esfuerzo que se hiciera no serviría de nada, mientras el país no contara con una Escuadra. Después de la magnífica victoria de Chacabuco, el General Bernardo O'Higgins pronuncia la visionaria frase:

"Este triunfo y cien más se harán insignificantes si no dominamos el mar".Y esta idea condensa la estrategia aplicada por los españoles durante la Guerra de la Independencia.

Su concepción marítima le hace comprender que dada la condición geográfica insular del territorio, contar con un poder naval era una condición imperiosa para lograr el éxito, que asegurase la Independencia, impidiendo la llegada de refuerzos para las menguadas huestes del Virreynato que aún permanecían en Chile.

Asimismo vislumbró que el poder de una Escuadra nacional podría barrer a la armada española del Océano Pacífico y que sólo entonces las tropas patriotas amparadas por esa fuerza naval, inmovilizarían a los ejércitos españoles, facilitando su derrota y consolidando definitivamente la independencia de Iberoamérica.

Con muchos esfuerzos económicos crea la primera Escuadra Nacional, la Comandancia de Marina, la Comisaría de Marina, la Infantería de Marina y los Arsenales Navales.

Da el mando de la " Primera escuadra nacional " al Capitán de Navío Manuel Blanco Encalada, quien zarpa el 10 de octubre de 1818 con cuatro buques con rumbo al sur, con la misión de interceptar y apresar un convoy enemigo.

La misión tiene éxito y la Escuadra regresa, habiendo capturado la fragata "Reina María Isabel" y seis transportes con tropas, demostrando a España que este poder naval emergente ya controlaba sus aguas.

Luego se da a la gigantesca labor de organizar y financiar la "Expedición Libertadora del Perú" con tropas del General Juan José de San Martín y Matorras, que habían renunciado a su dependencia de las Provincias Unidas y se habían puesto a las órdenes del Gobierno de Chile y con tropas patriotas enroladas por el Gobierno.

Tiene el gran acierto de contratar al Almirante Lord Thomas Alexander Cochrane, quien con su audacia ejecuta páginas de gloria para el pabellón nacional en sus ataques a El Callao, la Captura de la Esmeralda y la toma de Corral y Valdivia .

Lord Thomas Alexander Cochrane logra destruir el poder naval español en el Pacífico, logrando el dominio del mar para la naciente nación.

Obtenida la independencia del Perú, y habiendo sucedido algunos hechos que empañaron su gobierno, como el fusilamiento en Mendoza de los hermanos Juan José y Luis Carrera Verdugo, el 08 de mayo de 1818; el asesinato de Manuel Rodríguez Ordaiza, el 26 de mayo de 1818; el fusilamiento en Mendoza de José Miguel Carrera Verdugo, el 04 de septiembre de 1821; la arbitraria política del Ministro Rodríguez Aldea y de la Logia Lautarina; los roces con los otros poderes del Estado, entre otras causas, determinaron el levantamiento de las provincias pidiendo su dimisión como Director Supremo.

Para evitar derramamiento de sangre, Bernardo O'Higgins Riquelme abdicó como Director Supremo el 28 de enero de 1823, entregando el poder a una Junta de Gobierno.

Posteriormente se trasladó al Perú arribando a El Callao el 28 de julio de 1823. Como no disponía de otras entradas, subsistió con el producto del cultivo de las haciendas Montalván y Cuiba, que le fueron obsequiadas por el Perú.




Exiliado voluntariamente, aceptó el retorno a la Patria que le ofreció el Presidente Manuel Bulnes Prieto y en los febriles preparativos agotó sus últimas energías. El 24 de octubre de 1842 el Libertador General Bernardo O'Higgins Riquelme entregó su alma a Dios.




El 11 de enero de 1869, Chile repatria los restos de su hijo ilustre, cuando las corbetas de guerra "O'Higgins", "Esmeralda" y "Chacabuco" recalan a Valparaíso, al mando del Vicealmirante Manuel Blanco Encalada, trayendo sus restos desde el puerto de El Callao, para ser sepultados en el Cementerio General.

En 1979 fueron trasladados al Altar de la Patria donde su urna permanece cubierta por la bandera nacional y alumbrado por la llama de libertad.

Tradiciones e Historias  y biografías Armada de Chile




miércoles, 4 de julio de 2018

4 de julio de 1811. Se inaugura el Primer Congreso Nacional.








La apertura del Congreso nacional el 4 de julio de 1811, representa la voluntad criolla de ampliar la base de representativa política de las nuevas autoridades del Reino de Chile. Por primera vez un conjunto de cuarenta y dos ciudadanos, eran elegidos para encargarse de elaborar las leyes, dirigir la política exterior, del control de las milicias y una central de acuerdo al mandato de la Junta Nacional Provisoria, e idear la nueva Constitución Política del país.

Santiago, que según el reglamento convocante para la elección del primer Congreso, debía elegir seis diputados, conseguía en medio del proceso eleccionario en las provincias, que la Junta de Gobierno le reconociera el derecho de elegir doce diputados, invocando para ello el mayor número de la población de Santiago (1) . La elección de los representantes de la capital debía llevarse de la siguiente manera:

"El Cabildo convida a usted para la elección de diputados el 6 de mayo en la sala de la excelentísima Junta, donde espera los votos escritos en dos cuartillas de papel, una para los doce diputados propietarios, y otra para los doce suplentes. Durará las elecciones desde las 7 hasta las 12 del día, y se publiquen los sujetos electos, advirtiéndose que, al tiempo de dejar los votos, deberá entregarse esta esquela, para con ella acreditar el convite"(2)

Para asegurar que el acto eleccionario se efectuara con transparencia, un grupo de vecinos solicitó a la Junta de Gobierno, nombrar a dos ciudadanos por cada mesa receptora de sufragios, para que verificaran la validez de los resultados. Ellos serían los ministros de fe de la elección.

Por su parte, los cabildos o vecindarios de provincia del país, tras la lectura del Bando enviado por la Junta Gubernativa que decía: "...elegir el diputado que los representaría en el Congreso, y darse luego a una gran celebración, con misas, salvas, iluminación nocturna y "derramas de dinero" a los pobres. Tal hicieron los pueblos de Copiapó, Huasco, Coquimbo, Cuzcuz, Petorca, Aconcagua, Los Andes, Quillota, Valparaíso, Rancagua, Linares, Itata, Rere, Concepción y Laja"(3)
¿Quiénes pudieron votar en esta elección de diputados, para el primer Congreso Nacional?

Los electores debían ser vecinos mayores de 25 años, con casa poblada y que gozaran de alguna consideración en los partidos que residían..."No tienen derecho de asistir a las elecciones los extranjeros, los fallidos, los que no son vecinos, los procesados por delitos, los que hayan sufrido pena infamatoria y los deudores a la Real hacienda.(4)

Todo el proceso electoral, tenía que estar concluido para que la ceremonia inaugural se efectuara el 1 de mayo de 1811. Sin embargo, ello no fue posible debido al motín del coronel Figueroa que buscando frenar el avance independentista criollo, mantuvo en suspenso por un breve tiempo la elección de los diputados de Santiago. Resuelto y controlado el esfuerzo se los sectores realistas, la fecha de las elecciones se llevaron a cabo el 6 de mayo y la apertura del Congreso se fijó para el domingo 23 de junio. Sin embargo, la lluvia que se había dejado caer en Santiago toda esa semana, hizo imposible realizar la ceremonia. La nueva fecha fue aplazada para el 4 de julio.

La sede para acoger el Congreso, fue el edificio de la Real Audiencia. Por entonces este palacio se encontraba en reparaciones y remodelaciones por lo que coincidió, sin pretenderlo, el retiro de los símbolos ceremoniales del poder monárquico (Dosel tradicional, armas reales, retrato del rey Fernando Séptimo y un crucifijo de tamaño real). En cambio, el nuevo ornamento según los testimonios, era marcadamente sencillo y austero: con paredes pintadas con cal blanca, bancos sólidos para las bancas de los diputados. Es decir, todo en tono republicano.

Ese 4 de julio los preparativos comenzaron temprano en la mañana. Como un grupo de diputados había solicitado que se permitiera el libre acceso del pueblo a presenciar la ceremonia, las autoridades, siguiendo rumores que podría haber revueltas, procedieron a las seis de la mañana, militarizar todo el contorno de la Plaza de Armas para "evitar todo repentino tumulto... o... sofocar cualquier amago de insurrección".




A las 10 de la mañana, los disputados ya reunidos en el Salón dispuesto para ellos en el palacio de la Real Audiencia, junto con el resto de las autoridades de la Junta Nacional de Gobierno Provisoria, del Cabildo de Santiago, del nuevo Tribunal de Justicia, además de las dignidades religiosas y mandos militares, se dirigieron a la Catedral, en medio de las tropas apostadas tempranos que le prestaban solemne respeto.

En la Catedral, se inició la ceremonia religiosa y a continuación subió al púlpito elPadre Camilo Henríquez, encargado del sermón patriótico ese día. Posteriormente el secretario de la Junta José Gregorio de Argomedo, procedió a tomar el juramento a los diputados electos. Todos respondieron "Sí juramos". Terminada la ceremonia religiosa volvieron nuevamente al edificio de la Real Audiencia, recibiendo el respeto de las tropas que seguían en torno a la Plaza de Armas, mediante una salva de artillería.

En el salón dispuesto para las sesiones del Congreso, el representante de la Junta don Juan Martínez de Rozas, hizo el discurso que, más allá de su contenido, significaba el traspaso del mando político, desde la Junta Nacional que había sido electa el 18 de septiembre de 1810, al Congreso electo, quien debía elaborar las bases de una nueva Constitución Política para el país. Terminado el discurso los miembros de la Junta se retiraron del salón y "dejaron instalado al Congreso en la plenitud de sus poderes".

Los diputados procedieron a elegir sus propias autoridades internas. La presidencia la asumió el diputado por Santiago, don Juan Antonio Ovalle, que entonces era el representante electo de más edad entre los concurrentes (41 años) y como secretario, fue elegido don Francisco Ruiz Tagle (diputado por Los Andes). Entonces Ovalle pronunció su discurso. Dando por concluida la ceremonia de apertura del primer Congreso Nacional.

En la noche del cuatro de julio, Santiago fue iluminado y se lanzaron fuegos artificiales, además se quemaron algunos objetos alusivos a tan magno acontecimiento. Cuenta Diego Barros Arana que una de esas piezas incineradas era "una efigie simbólica de América, que rompía sus cadenas y conquistaba su libertad". Debe haber relucido en medio de las llamas de esa noche ese lienzo que colgaba del edificio de la Real Audiencia que decía "Viva el Supremo Congreso Nacional".

El Archivo Nacional de Chile, resguarda numerosos documentos originales que testimonian la trascendencia que el Congreso Nacional, ha tenido a lo largo de la historia republicana de Chile desde 1811 en adelante.

En esta oportunidad destacamos el Acta de apertura del 4 de Julio 1811 su transcripción y además los discursos pronunciados ese día a través de la Copia digital del Tomo l de las sesiones de los cuerpos legislativos que  nos entrega la Biblioteca del congreso Nacional.

                      

viernes, 22 de junio de 2018

Taller de Mapudungun de la ESC.





El taller de Mapudungun del Colegio Presento la siguiente leyenda.
Hace  mucho tiempo atrás sólo existía una gran casa de  piedra.
En ella vivía una familia compuesta por :
Ñuke (Mamá) 
Ahaw (papá) y sus hijos 6 hijos
Cherufe (ser de aspecto animal) 
Kuyen (Luna)
Wangulen (estrella) 
Wenelfe (lucero)
 Antu (sol)
 Che (persona).



Un día los padres decidieron salir, los hermanos al verse solos comenzaron a pelear , no se dieron cuenta que el fogón comenzó a crecer fue tanto el Kutral (fuego) que finalmente la casa exploto.
Antu volo hacia arriba
Küyen, Weñelfe  volaron  hacia arriba pero al otro lado.
Cherufe y Che ,cayeron hacia unas rocas de abajo.
Cuando vieron el desastre volvieron a amistarse y decidieron trabajar juntos y nunca más pelear.
Dicen los antiguos mapuches que así se formo el Universo..







We Tripantu en Colegio





We Tripantu o We Txipantu son las variables en mapudungún con que se llama a la celebración del año nuevo mapuche, realizado en el solsticio de invierno, entre el 21 y 24 de junio. En español, el evento significa “nueva salida del Sol y la Luna”, uno de los días más sagrados para los mapuche.

                     


En la cosmología del pueblo, cuentan que sus antepasados se plantearon el desafío de descubrir y comprender los fenómenos físicos que ocurren en el universo y la naturaleza. Fue entonces descubrieron la noche más larga del año y cómo, a partir de ella, el resto de los días se hacen más largos y las noches comienzan a durar menos.




El quiebre en el ciclo llegó a inspirar a la ciencia ancestral: también descubrieron que podían determinarla fecha del We Tripantu guiándose por las señales de las estrellas, la luna, las plantas y el Sol.


                       


Las celebraciones comienzan la tarde del día anterior, antes de que el Sol se esconda. Entonces, los invitados se congregan y esperan la llegada del Machi o del Lonko, que tienen la misión de dirigir el ritual. Ahí, mientras anochece alrededor del fogón, los viejos instruyen a los niños “a ser buenos” y les cuentan historias importantes para la cultura del pueblo. Más tarde, se celebran bailes, cantos y juegos que fortalecen los lazos comunitarios.




De madrugada se anuncia la llegada del año nuevo y su ceremonia sagrada es preparada para el amanecer. Entonces, al alba, el pueblo se baña en un río o lago, demostrando estar preparados para recibir al nuevo ciclo, que simboliza el regreso del Sol y la luz, junto con la renovación de la naturaleza y la propia sabiduría mapuche.

Durante años, los mapuche han esperado el We Tripantu, respaldados por la creencia de que el cambio, regido por la Luna, provocaba el brote de los vegetales y la reproducción de los animales, inaugurando un nuevo período. El viejo ciclo, de siembras y cosechas se había terminado y la energía del Sol llegaría para aportar su energía a la naturaleza y a los humanos.

                  



Las celebraciones del año nuevo mapuche, por ello, son celebradas con alimentos, juegos y tradiciones típicas del pueblo. Muday (licor de maíz fermentado), guiso de mote, chupe de piñón, multrun (galletas blandas de trigo, tortillas al rescoldo y pan con chicharrones son algunos de los alimentos consumidos. Sin embargo, las instancias más reveladoras de la noche se generan en la conversación compartida entre los kimche (sabios) y los niños.

Al son de las celebraciones, la noche más larga parece corta. Lejos de las imposiciones del calendario gregoriano, el ciclo de renovación ha sido festejado por diversos pueblos originarios de América del Sur, a través de múltiples expresiones.

En Chile, el ritmo del kultrún y un juego de chueca marcan la llegada del nuevo tiempo lluvias, que antecede a la época de brotes. En adelante, se espera que la Ñuke Mapu (Madre tierra), renazca de las lluvias con la esperanza de mejores tiempos.




jueves, 21 de junio de 2018

La llegada del Invierno







Este jueves comenzó a una nueva estación del año, esperado por muchos y odiada por otros tantos, ya que normalmente se le asocia a frío y lluvia.

El fenómeno que da inicio a la estación invernal, conocido como solsticio de Invierno este año se produjo a las 06.07 de la mañana, extendiéndose esta estación hasta el 23 de septiembre cuando comience la primavera.Con el invierno llega también el día más corto del año, ya que este 21 de junio, en Santiago por ejemplo, el día con luz solar se extenderá sólo entre las 07.46 de la mañana y las 17.42, es decir sólo habrá 9 horas y 56 minutos de luz. Los horarios varían de acuerdo a la región.
El invierno es una de las cuatro estaciones de las zonas templadas. Astronómica mente, comienza con el solsticio de invierno (aproximádamente el 21 de junio en el hemisferio sur y el 21 de diciembre en el hemisferio norte), y termina con el equinoccio de primavera (alrededor del 21 de septiembre en el hemisferio sur y el 21 de marzo en el hemisferio norte).

Las estaciones son los períodos del año en los que las condiciones climatologías imperantes se mantienen en una determinada región, dentro de un cierto rango. Estos periodos duran aproximadamente tres meses y se denominan invierno, primavera, verano y otoño.



Desde pequeños sabemos que durante el año debemos adaptarnos a diferentes temperaturas y condiciones de clima. En verano, sentimos mucho calor y vamos a la playa o a lugares más frescos. En invierno llueve mucho, sentimos frío, debemos abrigarnos y cuidarnos de las enfermedades respiratorias (ver recuadro). En primavera todo está mejor y en otoño nos preparamos para el frío.

Todo lo anterior lo vivimos en forma natural, pero debemos saber que esos cuatro periodos climáticos se desarrollan de acuerdo al año solar. Así, la existencia de la primavera, del verano, del otoño y del invierno se debe a la posición de la Tierra respecto al Sol, ya que la Tierra se mueve (se traslada) de un lugar hacia otro alrededor del Sol




¿Sabías que la llegada de las estaciones está determinada por los solsticios y los equinoccios?.



La Tierra gira alrededor del Sol, a ese recorrido se le llama movimiento de traslación y dura un año, conocido, también, como año solar. El año se divide en cuatro estaciones: primavera, verano, otoño e invierno.

Las estaciones son producidas debido al movimiento de traslación. La Tierra gira sobre su eje, ese eje está inclinado, por eso ocurre que el Polo Norte se acerca al Sol en el verano; lo contrario sucede en el Polo Sur, que se aleja del Sol, entonces, cuando en el hemisferio norte es verano, en el hemisferio sur es invierno; cuando en el hemisferio norte es otoño, en el hemisferio sur es primavera y viceversa.

Los solsticios son la época del año cuando el eje de la Tierra se inclina directamente en dirección del Sol. En los solsticios, los rayos solares llegan a los límites máximos que pueden alcanzar cayendo verticalmente al norte y sur el Ecuador (sobre los trópicos).




El 21 de junio, cuando los rayos caen directamente sobre el trópico de Cáncer, se produce el Solsticio de invierno en el Hemisferio Sur con el día más corto y la noche más larga del año; al mismo tiempo, en el Hemisferio Norte comienza el verano, con el día más largo y la noche más corta del año. El Solsticio inverso se produce el 21 de diciembre, cuando los rayos caen directamente sobre el trópico de Capricornio, dan inicio al verano en el Hemisferio Sur y el invierno en el Hemisferio Norte.



El equinoccio es aquel instante en que, por hallarse el Sol sobre el Ecuador, el día y la noche tienen la misma duración en todo el planeta e indican la llegada del otoño y la primavera. El 21 de marzo comienza el otoño en nuestro hemisferio, mientras en el Hemisferio Norte comienza la primavera. Lo contrario ocurre el 23 de septiembre, cuando se inicia la primavera en el Hemisferio Sur y el otoño en el Norte.
Informacion Icarito